fb_pixel Residencias Grupo 5 | Conoce a Javier Pecero, director de Residencia Mérida
Infórmate. Teléfono gratuito: 900 500 506
ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0
    • 05 OCT 15
    Conoce a Javier Pecero, director de la Residencia Mérida

    Conoce a Javier Pecero, director de la Residencia Mérida

    ComparteShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0

    Javier Pecero es psicólogo de formación y en la actualidad gestor de profesión. Es joven, con esa vitalidad e impulso que genera ilusión en un proyecto nuevo como la residencia de enfermedad mental de Mérida. Y con una templanza necesaria para ser el eje que mueve una rueda y tener siempre a punto el engranaje. En pocas ocasiones se ha parado a pensar en su trayectoria de vida, pero hace un esfuerzo. “A grandes rasgos, me considero una persona que nunca me ha gustado destacar, aunque tanto a nivel familiar, deportivo (jugué durante muchos años al balonmano), o entre mis amigos, intento aportar momentos positivos, prefiero que los demás sean el foco de atención. Siempre he preferido pasar más desapercibido, y la verdad que esta actitud ha dado buenos frutos a lo largo de mi vida, tanto a nivel profesional como personal.

    Javier comenzó hace 7 años en un Centro de Rehabilitación Psicosocial, para después trabajar en el Centro Residencia de Rehabilitación de Plasencia hasta llegar al momento actual, como director de la Residencia y los pisos supervisados de Mérida.

    ¿Cómo llegas a trabajar con personas con enfermedad mental?

    Realmente era un colectivo del cual no tenía muchos conocimientos, mi foco estaba puesto en otro tipo de trabajo, siempre relacionado con la Psicología, pero fuera de la salud mental.

    Por suerte para mí, se produjeron un cúmulo de circunstancias durante mis estudios, las cuales consideraba en un principio como negativas, ya que tuve que retrasar la realización de las prácticas, en mi universidad me adjudicaron dos centros para realizar las mismas los cuales en el último momento decidieron rechazarlas, hasta que finalmente, sin que fuese petición mía me adjudicaron el Centro de Rehabilitación Psicosocial de Cáceres.

    Aquí fue mi primer contacto real con personas con enfermedad mental. Todo el mundo me pregunta qué es lo que aprendí, esperando que les conteste algo teórico o relacionado con terapias o tratamiento. Pero mi respuesta es muy diferente, mucho más importante que cualquier lección que pueda darnos un libro, algo que es necesario para cualquier persona que trabaja en nuestro ámbito. Lo podría definir como un cambio de mentalidad. Aprendí a valorar a las personas, a ponerlas por delante de cualquier diagnóstico; aprendí, que como cualquiera de nosotros, no queremos que nos traten diferente, queremos ser uno más, cada uno con nuestras limitaciones pero siendo partícipes de nuestra vida y sentirnos valorados por cómo somos.

    Recientemente eres director de la residencia de enfermedad mental de Mérida, ¿qué retos afrontas en este puesto?

    Actualmente, aunque llevo poco tiempo ejerciendo como director, mi principal objetivo es sencillo de definir, que los usuarios de la Residencia Mérida y los pisos supervisados, tengan un paso por nuestros centros con calidad y eficacia. Para esto, tengo la suerte de disponer de un equipo muy implicado y con muchas ganas de trabajar, lo cual nos da la posibilidad de que intentemos innovar y aplicar diferentes métodos de trabajo. Estamos trabajando para destacar por ofrecer servicios y herramientas diferentes a las personas que acuden a nuestro centro que favorezcan la mejora de su autonomía y su integración.

    ¿Qué es lo que más te llama la atención de la gestión de una residencia de atención a salud mental?

    Lo que más me llama la atención es la dificultad que supone alcanzar un equilibrio entre la variedad de demandas que te exige un centro, desde la más puramente administración económica, junto a demandas de personal y de usuarios.

    Por otro lado, también me ha resultado fascinante la gran cantidad de conocimientos, no sólo de gestión, sino legales, administrativos y de gestión de recursos humanos que debe tener un director para poder realizar un buen trabajo.

    Cuéntanos cómo es la residencia Mérida Grupo 5, cómo es tu lugar de trabajo.

    La primera reacción que tuvimos todos los trabajadores que veníamos de otras residencias fue decir: “yo quiero una habitación aquí, es como un hotel”. Realmente las instalaciones son muy nuevas y acogedoras, mas aún una vez que hemos empezado a decorar junto a los usuarios las habitaciones y pasillos.

    En la residencia tenemos dos plantas. En la primera se encuentra mi despacho y una gran sala, la cual se usa como sala de informática y para la realización de talleres, por otra parte. Disponemos de una pequeña zona más íntima para las visitas, donde pueden reunirse las personas que residen aquí con sus familiares. También en la parte exterior disponemos de una zona ajardinada donde suelen jugar a la petanca y disfrutar de un espacio al aire libre los días en los que hace buen tiempo.

    En la segunda planta nos encontramos con la zona de trabajo de la administrativa y un gran comedor. Si continuamos avanzando, tenemos las habitaciones tanto individuales como dobles, una sala de televisión y ocio para los usuarios/as con sofás realmente cómodos y una pequeña sala, la cual llamamos “pecera” para realizar talleres y pequeñas reuniones. Junto a esta se encuentra el despacho de educadores, donde se realiza la mayor parte de actividad de la residencia y los despachos tanto de la terapeuta ocupacional como psicóloga.

    Esto ha sido un recorrido visual en toda regla. Y para terminar, este es tu espacio.

    Para finalizar, solamente agradecer a todos los compañeros que he tenido durante mi carrerea profesional los conocimientos y habilidades que me han aportado, también desde la parte personal, tengo que hacer mención a los compañeros de Cáceres, Plasencia y mas específicamente a Javier Fernández, director del CRR Plasencia, del cual he tenido la suerte de tener como maestro, amigo y apoyo durante mi etapa como director.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR